Centro de Rescate de Vida Silvestre de ARCAS en Petén

Ubicado en El Petén, en la región norte de Guatemala. A la orilla de la Reserva de la Biósfera Maya (RBM), que junto con la Reserva de Calakmul y la Reserva Montes Azules en México y la Reserva Río Bravo en Belice, compone el segundo bloque más grande de bosque tropical en América (4.23 millones de hectáreas).
Además de una diversidad biológica abundante, la RBM también contiene una gran cantidad de sitios arqueológicos mayas descubiertos y por descubrir, de los cuales los más conocidos son los impresionantes complejos de templos de Tikal. Sin embargo, tanto los recursos naturales como los arqueológicos están amenazados por una variedad de factores, como la inmigración de otras partes de Guatemala, el tráfico ilegal de vida silvestre, tráfico de piezas arqueológicas, la tala ilegal, la exploración petrolera y la expansión de la frontera agrícola.

Uno de los recursos naturales más amenazados en Petén es su fauna, víctima de la pérdida de hábitat, la caza no sostenible y la captura para el comercio ilegal de mascotas. La disminución de las poblaciones locales de animales silvestres es evidente y dramática. Las grandes y ruidosas bandadas de guacamayas rojas (Ara macao) reportadas por los primeros exploradores, se han reducido a solamente 300 aves principalmente en el Parque Laguna del Tigre y Sierra Lacandón.

Si bien eran abundantes incluso hace 15 años, los tapires y jaguares se están volviendo más y más difíciles de ver. El oso hormiguero gigante y el águila harpía no han sido vistos en los últimos años y se consideran extintos en la región.
ARCAS se fundó en 1989 para ayudar a combatir el tráfico ilegal de fauna silvestre en la región de Petén. Su primer acción fue establecer el Centro de Rescate y Rehabilitación de Vida Silvestre, una respuesta directa al hecho de que, aunque el gobierno guatemalteco estaba comenzando a cumplir con el tratado de CITES (www.cites.org) confiscando animales silvestres traficados, y la carencia de instalaciones adecuadas para tratar y rehabilitar a estos animales. Según un acuerdo cooperativo con el gobierno de Guatemala, ARCAS es reconocido como el destino oficial para toda la fauna silvestre confiscada de los contrabandistas en la Reserva de la Biósfera Maya. Desde 1990, ARCAS ha rescatado entre 300 y 600 especies en peligro de extinción de más de 40 especies por año. Mira el inventario de animales llevados al Centro de Rescate o chequea nuestros Reportes Anuales en nuestra página de publicaciones. Pagina de Publicaciones.
Nuestros ProgramasEducacion Ambiental

Centro de Rescate y Rehabilitación de Animales Silvestres de ARCAS

The ARCAS Wildlife Rescue Center is accredited by the Global Federation of Animal Sanctuaries as having met the highest standard in humane animal care.
El Centro de Rescate de Vida Silvestre de ARCAS está acreditado por la Federación Mundial de Santuarios de Animales (GFAS, por sus siglas en inglés) por cumplir los más altos estándares en el cuidado humanitario de los animales.

El Centro de Rescate está situado en un terreno de 45 hectáreas en el Lago de Petén Itzá, junto al Zoológico Petencito, a tan solo 10 minutos en barco del centro turístico de Flores. Se compone de un área de cuarentena, área de mantenimiento animal, pre-rehabilitación, rehabilitación, un hospital veterinario, una cocina y comedor para humanos, área de carpintería y herrería, una casa de voluntarios, viviendas para empleados y un centro de educación e interpretación. Los recintos grandes de rehabilitación y jaulas de vuelo se encuentran dispersas en la selva para reducir el estrés de los animales.

Los animales recibidos en el Centro de Rescate deben pasar primero por un periodo de cuarentena (aproximadamente 60 días, pero varía según la especie) con el fin de asegurarse de que no tengan enfermedades que puedan propagarse a la población principal en rehabilitación. La mayoría de los animales recibidos en el centro son bastante jóvenes y requieren cuidado inmediato y constante: los pichones deben ser alimentadas a mano; los monos necesitan ser supervisados cuidadosamente. Cuando se reciben animales heridos, se trasladan inmediatamente a la clínica para recibir el cuidado médico necesario.

Una vez que los animales terminan el periodo de cuarentena, se agrupan acorde a la especie y son liberados en los recintos de rehabilitación donde fortalecen sus músculos de vuelo, mejoran su capacidad para moverse en el bosque y se alimentan ellos mismos. En esta etapa, se analizan los términos de su capacidad para sobrevivir en la naturaleza.

"El Centro de Rescate de Vida Silvestre de ARCAS está acreditado por la Federación Mundial de Santuarios de Animales (GFAS, por sus siglas en inglés) por cumplir los más altos estándares en el cuidado humanitario de animales.".